Centro Resistencia Cultural Barrio Los Robles.
Centro Resistencia Cultural Barrio Los Robles.

 

Luchar por la identidad

 

Luchamos por la unión, la comunicación, la construcción cultural, la organización social. Sabemos que sin un sentir común, sin una historia común, sin una identidad no hay organización posible.

 

Luchamos entonces por reconocer, crear y recrear nuestra identidad. Identidad que no puede estar atada a un tiempo cronológico ni histórico, sino a una realidad presente día a día. La identidad habla más de múltiples identificaciones, representaciones simbólicas socialmente construidas y no legados pasivamente heredados.

 

Luchar por la identidad, por la construcción y encuentro de la identidad significa verse hacia adentro, hacia atrás, hacia todos lados. Y en ese verse cobra importancia el otro. Concientes de la existencia del otro es posible reconocerse en la igualdad y la diferencia.

 

Luchar por la construcción identitaria significa entonces comenzar a hacer con el otro, en comunidad. Sentir que uno no es solo sino que la existencia comprende al otro, no lo excluye, es empezar a construir una identidad que una, que sume y que multiplique. Es afianzar la identidad y pertenencia al Barrio, reivindicando los valores y el rol social de la pertenencia.

 


Centro Resistencia Cultural Barrial "Manos Unidas" Barrio El Olvido
Centro Resistencia Cultural Barrial "Manos Unidas" Barrio El Olvido

 

El arte como herramienta de cambio social

 

Luchar por unir y despertar un sentimiento común implica crear, imaginar, soñar, comunicar. El Arte como herramienta es el punto de unión de todas estas características para poder generar conciencia de la realidad y modificarla.

 

Pensar el arte como herramienta es sacarlo del estado estático e inamovible de la vidriera y el museo. Pensar el arte como herramienta es crear fuera de la industria cultural, que vende y compra mercancías no arte, porque el arte no existe sin contenido, sin ideología, sin sentimiento.

 

El arte no puede ser vacío, la industria cultural lo vacía para masificar un consumo, para vender una idea que mañana bien puede ser todo lo contrario, pues al no tener contenido, al no estar sustentado en sentimiento y acción, la función social del arte se diluye.

 

Pensar el arte como herramienta es pensarlo en proyección a un cambio social, generador de conciencia, acción y reacción. Luchamos por la reivindicación del arte como herramienta de cambio social, como militancia. Y en este punto los artistas son los responsables del uso de la herramienta. Son responsables de lo que comunican y lo que generan. Porque un artista es responsable también de la generación de artistas.

 

Es decir, la práctica del arte no puede ser vacía, sin contenido, debe imperiosamente buscar transformar el orden establecido, buscar que la semilla del arte, la imaginación, la creatividad, la curiosidad prendan en futuros artistas militantes.

 

El cambio social no puede venir de la estructura armada por fuera, el cambio viene desde adentro. Generando ideas, acciones concretas, arte activo y militante; la unión, la comunicación, la organización social es posible.

Y es posible porque las manifestaciones artísticas provienen desde el interior de la cultura y por este motivo son genuinas.

 

Los Centro de Resistencia Cultural Barrial entienden al Arte como herramienta generadora de  lazos sociales, conciencia, identidad y cultura propia. Y en este sentido buscamos agrupar, relacionar, promocionar y gestar artistas militantes y militancia artística generando espacios que se sumen a la lucha del Arte como herramienta de cambio social. Artistas generadores de conciencia y de espacios culturales que reivindiquen y apoyen la lucha. Porque la lucha también es generar y legitimar espacios propios de expresión del arte.