Mbya Guarani, Valle de Cuña Piru Misiones

 

 

Las comunidades Mbya Guarani, del Valle de Cuña Piru en la Provincia de Misiones, lucha desde el año 2001 contra la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) para que le restituya  las tierras que habitan ansestralmente, las cuales desde ese año le fueron donadas a la "casa de altos estudios" por una empresa celulosa que mantenia un reclamo historico de las comunidades por el mismo motivo.

 

Desde RCB nos impacto y alarmo la falta de conocimiento de la mayoria del estudiantado de la Universidad Nacional de La Plata y por consecuencia entendiamos la falta de reaccion o accion contra la falta de reconocimiento de derechos ansestrales reconocidos constitucionalmente, por una Universidad Publica que tiene a su cargo la formacion de profesionales como abogados, arqueologos, antropologos, sociologos entre otras.

 

Asi fue que comenzamos simplemente dando difusion en varios espacios de la ciudad de La Plata de los dos documentales que existen sobre la lucha de estas comunidades contra la UNLP, los cuales son Jurua, Hombres de Hierro y Myba Tierra en Rojo, para comunicar y generar conciencia en el estudiantado.

 

Desde esta iniciativa nos conectamos con las comunidades por medio se sus representantes para difundir su lucha, cuando la Univesidad de La Plata en un acto de hipocrecia distingue con el Doctorado Honoris Causa a Evo Morales, acompañamos y colaboramos en la organizacion para que venga una comitiva a La Plata de las comunidades para reclamar nuevamente publicamente ante este hecho a la Universidad.

 

Asi fue que se logro que luego de recibir la distincion Evo Morales recibiera personalmente a los caciques y diera su apoyo y respaldo a su lucha.

 

Lametablemente e inentendiblemente al 2011 la Universidad no restituyo las tierras a las comunidades, que mantienen un juicio federal contra la Universidad para que se reconozcan sus derechos y les restituyan sus tierras.

 

 

 

 

Comunidad Guarani reclama devolucion de tierras ancenstrales

Caciques de comunidades indígenas de Misiones instalaron hoy varias carpas frente al Rectorado de la Universidad Nacional de La Plata en reclamo de la devolución de tierras que denuncian fueron usurpadas por una empresa y luego "donadas" a la casa de estudios platense.

Se trata de integrantes de las comunidades Mbya Guaraní, quienes reclaman la posesión de 6.035 hectáreas del Valle del Cuña Pirú, en Misiones, donde habitan hace más de 150 años.

El predio, ubicado en el centro de la provincia de Misiones, sobre la ruta 7, le fue donado a la UNLP por la firma Celulosa Argentina S.A, y las comunidades indígenas originarias siguieron viviendo en él.

Los afectados señalaron en un comunicado que en ese territorio no sólo viven y trabajan sino que tienen también "sus cementerios y lugares sagrados".

"Los Mbya precisan de estos territorios para vivir asegurándose, como todo ser humano, ser dueños de la tierra que pisan y en la que construye su casa, no les alcanza con un permiso de uso que así como es dado por las autoridades de turno puede ser retirado por las próximas", destacan.

Caciques de tres de las siete tribus Mbya Guarani que habitan esas tierras permanecían en varias carpas frente al Rectorado, a la espera de una resolución a su pedido de devolución de las tierras usuarpadas.

El vicepresidente de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Raúl Perdomo, informó que "no hemos recibido pedidos formales ni solicitudes informales de reuniones por parte de los representantes de los pueblos originarios de la provincia de Misiones para analizar cuestiones vinculadas con el reclamo de tierras que vienen realizando estas comunidades".

Perdomo, quien integra la Comisión especial creada por el Consejo Superior para evaluar alternativas y una salida al reclamo de las comunidades, explicó que "hasta el momento no hemos recibido ninguna respuesta al ofrecimiento formulado institucionalmente por esa comisión y que se hizo efectivo hace más de un año".

La comisión creada por el Consejo Superior en 2005 para resolver el litigio con los pueblos de Misiones que viven en tierras pertenecientes a la UNLP está integrada por representantes de varias facultades y técnicos del Rectorado.

Las comunidades guaraníes solicitan la titularidad de las propiedades que la Universidad posee en esa provincia del litoral argentino.

La Comisión, cuyos integrantes realizaron viajes a Misiones y mantuvieron reuniones con los caciques, propuso conservar para sí la titularidad de sólo 700 hectáreas, donde actualmente posee edificaciones y terrenos donde los estudiantes realizan estudios de campo.

Propuso, además, otorgar a las comunidades la propiedad de una porción idéntica de tierra para la edificación de sus viviendas y uso intensivo.

En cuanto a las hectáreas restantes, propone un régimen de copropiedad para garantizar el libre tránsito y utilización en forma compartida.

Según la UNLP, de este modo, los pueblos originarios podrán seguir aprovechando las tierras para la caza, pesca, agricultura, y otras actividades y la UNLP se constituye en garantía de que nunca se comercializarán esas propiedades.

 

 

 OTRA VEZ ESPEJITOS DE COLORES

Por Darío Vendaval - Domingo, Oct. 01, 2006 at 3:53 PM

UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA PLATA MANEJOS POCO CLAROS EN EL CONFLICTO POR LA DEVOLUCIÓN DE LAS TIERRAS A GUARANY DE MISIONES


Los colonizadores encarnados en los funcionarios de la Universidad Nacional de la Plata (UNLP) en un acto de patoterismo y deslealtad - para los negociadores estan tratando de forzar a las comunidades del pueblo Mbya de Yvy Pita, Ka´aguy Poty y Kapi´i Poty de Misiones a que firmen un convenio absolutamente desventajoso para las mismas y contrario a sus intereses. Tales actos se están realizando a través de sus funcionarios encargados del dialogo con las mismas.
Las Comunidades Indígenas Mbya Guaraníes del Valle de Kuña Pirú mantienen un conflicto por su territorio con la Universidad Nacional de La Plata(UNLP), la que através de sus funcionarios en la reunión mantenida en Aristóbulo del Valle - Misiones - , 22/23 de Junio, realizó una oferta a las mismas, consistente en entregar el Titulo de propiedad de 700 has. a nombre de las tres comunidades Mbya Guaraníes, otras 700 has. a nombre de la UNLP, y las casi cinco mil has. restantes en condominio a nombre de ambas partes, comprometiéndose la U.N. La Plata a no vender. Los dirigentes indígenas no aceptaron en virtud de la clara trasgresión constitucional y el obstáculo legal insalvable que significa el condominio en si, como la imposibilidad de que exista una cláusula legal de no venta ya que esta es, a la luz de la legislación vigente, absolutamente nula.
A pesar de esto y como la UNLP, consideró que su espíritu era reconocer la coexistencia de intereses y que el problema era meramente técnico se comprometió ante la presencia de numerosos observadores, como la Defensoría del Pueblo de la Nación, la Secretaría de Derechos Humanos, el Instituto de Asuntos Indígenas (INAI), el SERPAJ y la misma Hebe de Bonafini, entre otros, a buscar una salida a esta cuestión pactándose una reunión de técnica.
El 6 de Septiembre se llevó a cabo la reunión técnica en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, con la presencia de Dr. Adrián Surace (INAI),
Dra. Viviana Canet y Lic. Ana González, Secretaría de Dchos Humanos de la Nación, Dr. Julio Mazzotta (UNLP) y Dr. Julio García por las comunidades Mbya Guaraníes, > a partir de una serie de coincidencias que se habrían comenzado a vislumbrar en este conflicto las partes quedaron en continuar el dialogo, el día 29 de Septiembre.
Grande fue la sorpresa de las Comunidades y sus dirigentes cuando la UNLP a través de su administrador en Misiones el Sr. Cavigiolli y el Ingeniero Mamola llegaron a las mismas, el 12 de septiembre y los días siguientes, negando la existencia de la reunión y realizando una serie de "ofrecimientos" a los dirigentes, desautorizando abiertamente al Dr. Julio Mazzotta (UNLP) y provocando un grave problema interno en las Comunidades Guaraníes con el fin de debilitarlas, agregándose el hecho que la UNLP sin consulta habría suspendido el dialogo con las comunidades. Este terrible agravio a la misma Universidad Nacional de La Plata, a las comunidades Mbya Guaraníes, a los
Observadores, ha significado en los hechos la ruptura del dialogo unilateralmente por parte de la misma e indudablemente el comienzo de las acciones legales, tanto civiles como penales en la jurisdicción nacional como internacional por parte de las comunidades quienes han dado expresas instrucciones en este sentido a sus asesores letrados.

 


INDÍGENAS GUARANÍES RECLAMAN
EN LAS PUERTAS DE LA UNIVERSIDAD
NACIONAL DE LA PLATA


Es por el derecho guaraní a la propiedad de 6.000 hectáreas de tierras ancestrales en Misiones que, en una donación polémica, fueron cedidas a la UNLP por la empresa Celulosa Argentina SA.
"Pedimos que nos devuelvan la tierra porque es nuestro hogar, donde están enterrados nuestros abuelos. Queremos nuestra tierra, nuestro monte, que nos alimenta y nos sana", dijo el cacique Hilario Moreira.
Posadas, Misiones, 1 noviembre 2006
(Línea Capital).- El reclamo, que lleva varios años, es por seis mil hectáreas de tierras ancestrales guaraníes que la empresa fabricante de pasta para papel, Celulosa Argentina SA, donó en 1992 a la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), ubicada a unos 1.300 kilómetros de distancia. "Y hacia allá fueron, indígenas y artistas, hombres de una misma pequeña nación demarcada por el rojo de su tierra y el verde de una selva que ya casi no existe, a tratar de convencer a otros hombres que devuelvan lo que sólo les pertenece en los papeles: la tierra que es de los guaraníes", consignan medios de prensa de la provincia de Misiones.
Joselo Schuap llegó a la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, como parte de su gira nacional para promocionar con su música un mensaje en defensa de la naturaleza y el recurso del agua, al que se suma ahora una campaña de concienciación sobre "la propiedad de la tierra arrancada a sus dueños naturales, los indígenas de Misiones de la etnia mbyá guaraní".
Schuap es un clásico en las protestas y reclamos en Misiones junto a su guitarra, su viejo colectivo y una movida cultural que se expresa siempre de una manera novedosa, en sonidos o imágenes. Utiliza la lengua criolla del hablar misionero donde el lenguaje guaraní se fusiona incluso con el alemán, el polaco o el japonés, como sello distintivo de una tierra que supo recibir a hombres y mujeres de muchos países conformando la particular sociedad misionera. La tierra y el monte que alimentan y sanan
"Pedimos a la Universidad que nos devuelva la tierra porque es nuestro hogar, donde viven nuestros hijos, donde vivimos todos, donde están enterrados los huesos de nuestros abuelos. Queremos nuestra tierra, nuestro monte, porque ellos nos alimentan, nos sanan. Queremos vivir acorde a nuestras pautas culturales, porque así quiso Ñamandú. La tierra es nuestra madre; nadie puede enajenarla", dijo en las puertas de la UNLP en lengua sencilla y profunda el cacique guaraní Hilario Moreira, ahora en tierras extrañas.
Frente al Rectorado de la UNLP, Joselo e Hilario junto a un grupo de seguidores subieron el viejo colectivo a la vereda, con un reclamo concreto: "Devolución de las
6.000 hectáreas que la Universidad Nacional de La Plata tiene como propias en la provincia de Misiones, y que no lo son. Pertenecen a los hermanos guaraníes. La tierra es de ellos. Porque siempre la habitaron".
"Llegar aquí (a La Plata) y subir el colectivo a la vereda de la Universidad fue sentir un placer muy grande. Una adrenalina que se refiere a exigir justicia para nuestros hermanos guaraníes. Hilario con nosotros es el poder que faltaba para hacerlo con autoridad. Al llegar suenan dos bandas de reggae, que sin saberlo parece que cantan en guaraní: "Ivy ombaa poa' peguará (la tierra es para el que la trabaja)", escribió Joselo en sus apuntes de viaje.


La selva que ellos quieren pero no aman
"Desde afuera -agregó- veo las grandes oficinas del Rectorado, con aire acondicionado, a 1.300 kilómetros de aquella selva que ellos quieren pero no aman. Llegamos y subimos el colectivo a la vereda de la Universidad, porque alguien le dijo al cacique: -Vení Hilario, si ellos tienen las 6.000 hectáreas, por qué no vamos a subir el colectivo".
De la muestra, que fue un regalo y un reclamo, participaron estudiantes de la misma universidad "que no entienden la incoherencia del humanismo teórico que se enseña en sus aulas y que se dispara en contra de los indios en Misiones".
En su crónica, Schuap relató la entrevista con el abogado Julio Mazzotta, de la Universidad, "un ser humano respetuoso pero "como personas coherentes con un acercamiento aún cuando este caso está exento de diplomacia. Cuando no hubo más palabras, acompañé el gesto de Hilario de levantarse, pedir perdón porque no podríamos entendernos aunque quisiéramos, porque la formación y la visión de cada una de las cosas en cuestión eran y son distintas".
Joselo recuerda las palabras del abogado: "que suerte que somos la Universidad y no una celulosa, porque si no, no estaríamos hablando. Imagínense que los guaraníes vayan a la Justicia con esto, sería tristísimo, porque es posible que la Justicia falle a favor de la Universidad".
Reclamo por la tierra
Representantes de la etnia mbyá guaraní de las comunidades de Kai'Poty, Yvy Pytá y Ka'aagy Poty vienen reclamando hace seis años la propiedad de unas seis mil hectáreas que fueron donadas a la Universidad Nacional de La Plata en 1992 por la empresa Celulosa Argentina SA.
Las tierras, ubicadas en inmediaciones de la localidad misionera de Aristóbulo del Valle, a un costado de la ruta provincial 7, están habitadas en parte por las comunidades indígenas mencionadas.
El pueblo guaraní reclama la posesión de este predio con el asesoramiento del Equipo Misionero de la Pastoral Aborigen (EMIPA), delegación provincial de ENDEPA, quienes ya comunicaron esta situación al presidente Néstor Kirchner y a organizaciones
internacionales.
Fuentes de información:
Diario Linea Capital
 

 

 

 

 

 

ABORIGENES MISIONEROS LE RECLAMAN SUS TIERRAS A LA UNLP

 

El conflicto que enfrenta a los Mbya con la UNLP comenzó en el año 1992 cuando la empresa “Celulosa Argentina S.A.” le donó a la universidad las 6053 ha. De monte nativo – último remanente de Selva Paranaense compacta en el planeta- para la instalación de una escuela de campo de estudios etnográficos, arqueológicos y biológicos. Desde ese momento hasta la actualidad los caciques mantuvieron 12 reuniones con los referentes académicas quienes en diferentes ocasiones se comprometieron a restituir los territorios Mbya a las comunidades Ka´aguy, Poty, Ivy Pitá y Kapi´i Poty, que viven en el monte hace más de 160 años. A pesar de lo expresado durante los encuentros la única propuesta concreta de la Universidad consistió en entregar en propiedad 700 has del predio a las comunidades, conservar para sí otras 700 hs. Y el resto –unas 4600 has- en condominio. Los abogados de las comunidades, explicaron que la propuesta es “jurídicamente inviable” ya que la legislación nacional establece que la propiedad indígena es intransferible, inembargable y no enajenable.

Los Caciques del Pueblo Mbya Guaraní reclaman la restitución por la totalidad de las tierras del Valle de Kuña Piru (6.053 has.) ubicadas en el Municipio de Aristóbulo del Valle, Provincia de Misiones. Luego de 17 años de lucha, comenzaron un litigio judicial con las autoridades la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), titular registral del predio en el que habitan alrededor de un centenar de familias. Ante esto las autoridades universitarias demostraron no tener ningún interés en arribar a un acuerdo al no presentarse en la audiencia conciliatoria realizada el pasado 10 de marzo en Posadas.

La comunidad Mbya exige el efectivo cumplimiento del derecho de preexistencia (Ar.t 75, inciso 17 de la Constitución Nacional y Convenio 169 de la OIT ratificado por Ley 19.071 en Argentina), que los reconoce como legítimos dueños de sus territorios. El pasado   los caciques de la comunidad Mbya fueron recibidos por el primer mandatario de Bolivia, Evo Morles, en el marco de la entrega del titulo de Doctorado Honoris Causa de la UNLP (en reconocimiento a su intensa labor en la “defensa de la soberanía y autodeterminación de los pueblos originarios”), donde pudieron explicar la dramática situación en la que se encuentran. Ante esto, el Presidente de Bolivia expresó su preocupación por la situación del “pueblo hermano” y se comprometió a atender el reclamo en los próximos días y elevarlo a un plano internacional.

Desde que la UNLP tomó el control de los terrenos una decena de colonos se instalaron en la zona creando áreas de desmonte que, sumado a la contaminación de las aguas y el consecuente daño a la biodiversidad de la selva paranaense, amenaza de manera directa las posibilidades de supervivencia de las familias que vivían en perfecto equilibrio con el entorno natural desde hace más de cuatro generaciones.